Acariciar a un gato: Cómo y dónde hacerlo

Acariciar a un gato: Cómo y dónde hacerlo

Aunque los gatos tienen la fama de ser fríos y un tanto agresivos cuando los acaricias, esto en realidad no es así. Y es que al igual que cualquier otra mascota, los gatos disfrutan de lo suave, relajante y cariño que puede ser el acariciarlos.

Es por eso que aquí te contaremos cuáles son las mejores zonas para acariciar a tu gato. También te hablaremos sobre el proceso adecuado para darle mimos a tu mínimo, así como algunos otros consejos que te ayudarán mucho. Así evitarás ser víctima de sus rasguños, algunas veces de amor y otras no.

Antes de comenzar

De acuerdo con veterinarios, para acariciar a tu gato correctamente y evitar que este se ponga agresivo hay que tomar algunos puntos en cuenta antes de hacerlo. A continuación, te contaremos cuáles son dichos puntos, al menos los 3 más importantes.

  • Buscar un lugar tranquilo: La mejor forma de hacer que tu gato se sienta a gusto cuando lo estás acariciando es hacerlo en un lugar tranquilo y relajado de tu casa. Puede ser la habitación donde tienes su cama, rascador y juguetes para gatos o algún lugar calmado como una terraza.
  • Mostrarte relajado: Es importante tener una actitud relajada, no temerosa ni alterada, ya que esto podría afectar la percepción del gato. Si procedemos con cautela y suavidad, no tenemos porque temer a un ataque, ya que los gatos perciben nuestro estado y reaccionan a este, así que calma es igual a tranquilidad.
  • Háblale cariñosamente: Si quieres que tu mascota se deje acariciar, una buena parte importante comienza incluso antes de tocarla. Es por eso que los veterinarios recomiendan hablarles de forma cariñosa, es decir, decirle cosas lindas a tu gato y con tono dulce. Esto promueve su relajación y confianza.

Comencemos a acariciar al gato

Lo primero que debes hacer para acariciar a tu gato es comenzar por la parte que más le gusta, en este caso puede ser la barbilla o mentón. Toma en cuenta que hay algunos gatos que pueden rechazar que los acaricies en esta zona, ya que se consideran vulnerables.

Conocer a tu gato es muy importante pues esto te permitirá saber cuál es su zona favorita para acariciarlo. Acaricia suavemente y de forma relajada las partes favoritas de tu gato para que entre en confianza. Hazlo poco a poco para que así puedas dar el siguiente paso.

Acariciar la espalda del gato

Si tu gato ya entró en confianza, el siguiente paso es acariciar su espalda, tanto la parte media hasta la parte trasera donde comienza la cola. Esta es una de las zonas favoritas de todo gato, pero ojo, debes de tener cuidado de no sobrepasarte como tomar su cola, por ejemplo.

El masaje debe ser suave, hacerlo con calma y tranquilidad para que tu gato verdaderamente lo disfrute. Podrás saber que le gusta cuando veas que comienza a ronronear suavemente, entrecierra los ojos o mueve sus patitas de forma suave abriendo y cerrando las palmitas.

Masaje completo en la espalda

Cuando tu gato ya entró en confianza, ahora sí puedes proceder a darle un masaje completo desde la base del cuelo (inicio de la espalda) hasta el final, donde comienza la cola. Para hacerlo te recomendamos utilizar los dedos índice y pulgar.

Realiza movimientos suaves, lentos y en forma circular a lo largo de la espalda. Hazlo de forma continua y pausa solo cuando decidas cambiar de dirección. El número de masajes y la frecuencia dependerá de cómo reaccione a tu gato pues la espalda es una parte hipersensible para ellos.

Continua en los hombros

Los hombros son una de las zonas donde se acumulan más tensión por lo que masajearlos es algo muy importante. Una vez que has masajeado la espalda, o durante los mismos, puedes intercalar con masajes en los hombros. Para ello debes de mantener la misma línea, usando los pulgares e índices.

Los movimientos deben de ser circulares, de preferencia cerrados y con lentitud para que tu gato lo disfrute. Ejercer un poco de presión en los omoplatos hará que tu gato se relaje aún más. Incluso puedes comprar accesorios para gatos que te ayudan a facilitar el masaje.

¡No se te olvide detrás de las orejas!

Después de acariciar la espalda, te recomendamos que procedas a acariciar las orejas pues aquí los gatos experimentan una gran cantidad de placer. Las caricias deben realizarse entre el cuello, el mentón y la parte trasera de las orejas, todo con suavidad y calma.

Verás que tu gato está disfrutándolo cuando este comience a ronronear pues esto es señal inequívoca de que lo está disfrutando. Si llegaste hasta aquí el masaje va muy bien, para finalizar puedes acariciar su panza, aunque esto depende de cada gato, ya que no todos te lo permiten.

Consejos para acariciar a tu gato

Para mejorar una sesión de masaje con tu gato, toma en cuenta estos consejos:

  • Conoce a tu gato: Conocer a tu gato es muy importante al momento de acariciarlo. Debes de aprender cuánto tiempo puedes acariciarlo y las señales de incomodidad para evitar accidentes y molestias.
  • Enséñale desde pequeño: Algunos veterinarios recomiendan acostumbrar a nuestro gato desde el periodo de adaptación, de las 2 a las 7 semanas de nacido. No debes hacerlo en un gato recién nacido, ya que este es muy frágil y pequeño por lo que su salud es vulnerable.
  • Respeto al gato: Si a tu gato no le gustan las caricias no debes de forzarlo a recibirlas pues esto empeorará la relación entre ustedes dos. De igual forma, no debes de gritarle, pegarle o reprenderlo de cualquier forma, ya que el instinto de los gatos así es, un tanto frío y egoísta.

Ahora que ya conoces esta breve guía para acariciar a un gato, debes de saber que hay muchas más formas de pasar tiempo con tu mascota. El momento de la comida para gatos puede generar una buena conexión, así como el regalarle un juguete para gatos para que se divierta.

Deja un comentario